La camara de fotografia

Como hace una camara de fotografia para sacar las fotos
buscar libros y productos relacionados

La cámara

Cuando miramos un objeto, los ojos reciben la luz reflejada por él,; el sistema nervioso actúa sobre las señales recibidas y construye la imagen del objeto. En fotografía, los rayos luminosos inciden sobre un material sensible, que se trata a continuación, para hacer visible la imagen, y fijarla. Este es el fundamento de la fotografía, en cualquier tipo de cámara. Una cámara es, en esencia, una caja cerrada a prueba de luz, en la que se coloca un material sensible (película). La cámara tiene una abertura u orificio, a través del cual la luz puede llegar a la película en el momento oportuno. Aunque es posible sacar una fotografía mediante una cámara con una abertura del tamaño del agujero en un alfiler, es necesario un largo período de exposición, ya que el diminuto orifico deja pasar pequeñas cantidades de luz. Todas las cámaras prácticas tienen un orificio mayor (abertura) que permite el paso de mucha mas luz, reduciendo, así, el tiempo de exposición. También poseen una lente (o grupo de lentes) que, a través de la abertura, enfoca la luz sobre la película.

Cámara de cajón

Es la forma mas sencillas de cámaras que se encuentra en el mercado. El tipo mas económico consiste, simplemente, en una caja con una lente, un simple obturador para exponer la película, un visor y un mecanismo para arrollar la película. No obstante, siempre que la lente sea de una calidad razonable, con estas cámaras se pueden obtener buenas fotografías. El tamaño del orificio es invariable, lo mismo que el tiempo de apertura del obturador. Esto quiere decir que, con películas normales, de velocidad media, solo se pueden sacar buenas fotografías en determinadas condiciones; en general, con luz solar fuerte. Durante un día gris, en la cámara no entra la suficiente cantidad de luz para exponer correctamente la película durante el tiempo que el obturador está abierto. En una cámara tipo cajón, la posición de la lente es fija y no puede ajustarse para enfocar los objetos próximos. En general, proporciona buenas imágenes de objetos que estén a una distancia no menor de dos metros. Debido a que no necesita ajustes, este tipo de cámaras es ideal para niños y para aquellas personas que toman instantáneas aisladas como recuerdo. Pueden obtenerse buenas fotografías siempre que las condiciones de luz en el ambiente resulten adecuadas para la película empleada. estas cámaras emplean rollos de película de diversos tamaños. A medida que la película se expone en la cámara, va arrollándose en un carrete y desenrollándose de otro; al completarse el número de placas, se retira para revelarla. No todas las cámaras toman la misma cantidad de fotografías. Con un mismo rollo, unas cámaras impresionan dieciséis fotos, otras doce mas grandes, y otras ocho todavía mayores.

Perfeccionamientos en la cámara de cajón sencilla

El costo extra de las cámaras de mayor precio se debe, en parte, a la mejor calidad de las lentes, pero también a los distintos mecanismos de ajuste, que permiten emplear la cámara en las mas variadas circunstancias. El ajuste mas sencillo es el de enfoque. En las cámaras de fuelle se logra acercando o alejando la lente de la película, al plegar más o menos el fuelle. Este método no es corriente en la actualidad y ha sido sustituido por un sistema a rosca, sobre el que va montada la lente. Al girar, la lente avanza o retrocede, con lo que es posible enfocar nítidamente, sobre la película, objetos situados a diversas distancias. Una película proporciona una fotografía buena si está correctamente expuesta, esto es, si recibe la adecuada cantidad de luz. Por esta causa, una cámara de cajón sencilla, con un película corriendo de velocidad media, solo se puede utilizar en un día de sol. Una cámara con abertura y obturador ajustables pueden trabajar, con la misma película, en ambiente de luz más débil. Aumentando el tamaño de la abertura el tiempo que el obturador está abierto, hacemos llegar mas luz a la película. La cantidad de luz que recibe esta depende, pues, del tamaño de la abertura y del tiempo que el obturador permanece abierto. Además del obturador sencillo de las cámaras de cajón, hay dos tipos principales de mecanismos de obturación. El obturador de diafragma, que funciona próximo a la lente, consiste en una serie de láminas que se abren al apretar el disparador y se cierran por la tensión de unos resortes. El otro tipo de obturador, el de plano focal, esta situado muy cerca de la película. Un cierre, con una abertura variable, se desplaza rápidamente sobre la película y permite el paso de la cantidad de luz necesaria, de manera que cada porción de la película sea expuesta por igual, a su vez. Otros perfeccionamientos de las cámaras de mayor precio son los exposímetros incorporados, telémetros, equipos de "flash", cortadores para indicar el número de las exposiciones realizadas o las que restan, y mecanismos de retardo, que permiten al fotógrafo apretar el botón e incorporarse al grupo que ha de fotografiarse, antes de que el obturador se abra. Todos estos perfeccionamientos ayudan a evitar fallas y a tomar fotografías especiales, pero ninguno es esencial. Encuadrar con las cámaras de bajo precio es, a veces, un problema. Los visores pequeños no "ven" siempre exactamente lo mismo que "ve" la lente; ello es debido a que "miran" desde una posición diferente. Este es el problema de la paralaje. La introducción de visores de raya brillante simplifica las cosas, pero el problema de la paralaje está presente siempre que se emplea un visor. Para componer una fotografía, la cámara con una pantalla de vidrio esmerilado al fondo no tiene rival. La cámara de placas toma fotografías sobre placas de vidrio o trozos de película de, por ejemplo, doce por diez centímetros. Un negativo de gran tamaño posee buena definición y calidad, lo que hace a estas cámaras ideales para estudios y trabajos técnicos. También son muy utilizadas en trabajos de impresión. Primero, el fotógrafo compone su foto sobre la pantalla trasera de vidrio esmerilado. Abre el obturador y la luz forma la imagen en el fondo de la cámara; protegido por el trapo negro, ve con claridad la imagen, ajustando el foco y la abertura hasta que la imagen resulte nítida. A continuación, cierra el obturador y lo dispone para que funcione a la velocidad conveniente. Coloca la película en el portapelículas y retira la lámina protectora. Cuando se acciona el disparador, la película recibe la misma imagen que el fotógrafo vio sobre la placa. Antes de retirar el portapelículas, se coloca de nuevo la lámina protectora oscura, para cubrir la película expuesta. Los fotógrafos de prensa rara vez tienen tiempo para emplear la pantalla de vidrio esmerilado y sus cámaras están equipadas con visores para trabajo rápido.

Cámara "Reflex"

La cámara de placa es muy apropiada para el trabajo de estudio, pero resulta muy engorrosa. La gran ventaja de la pantalla de vidrio se conserva en las cámaras "reflex", pero esta situada en la parte superior. Un espejo refleja la luz de la lente sobre la pantalla. Existen dos modelos - "reflex de dos lentes o de una lente. En la cámara "reflex" de dos lentes, una enfoca la luz sobre la película cuando s abre el obturador, mientras que la otra enfoca la imagen sobre la pantalla. Las dos lentes están muy próximas, pero, aun sí, no "ven" exactamente la misma imagen. Sin embargo, en los modelos caros, el error de paralaje se corrige. Ambas lentes se enfocan a la vez, pero, debido a que la lente exploradora tiene una abertura fija, no da correctamente la profundidad del campo. En el sistema de una sola lente, ésta enfoca la luz sobre la pantalla mediante un espejo. La ventaja de estas cámaras es que el fotógrafo ve sobre la pantalla exactamente lo mismo que se va a reflejar sobre la película. El sistema "reflex" de una sola lente es el mas perfecto de todos los dispositivos de encuadre, pues la profundidad del campo se percibe con claridad antes de sacar la foto. Al enfocar un objeto que se encuentre a tres metros, también se puede apreciar si los objetos a 1,5 y 3,5 metros se hallan en el foco. Sin embargo, el apretar el disparador, el espejo tarda cierto tiempo en abatirse, lo que puede ser una desventaja cuando se trata de fotografiar objetos en movimiento. Las cámaras "reflex" se usan, en general, poniéndolas junto a la cintura, para mirar hacia abajo sobre la pantalla. Sin embargo, pueden dotar de prismas, que reflejan la imagen en un visor; entonces se manejan a la altura del ojo. Este suele ser el caso en las cámaras llamadas miniatura. Estas cámaras son necesariamente mas pequeñas que las de carreta, sino que usan película de cine 35 milímetros, produciendo fotos muy pequeñas, que pueden ser negativos o dispositivos en color, para proyectarlas o ampliarlas. Las cámaras miniatura más sencillas disponen, en general, de sistemas de control de enfoque y abertura; pero, lo mismo que en las cámaras de carrete, los modelos de mayor precio disponen de muchos accesorios. Existe una cámara adecuada para cada circunstancia: retratos, escenas deportivas rápidas, vacaciones, etc. Algo que debemos recordar siempre es que no hay una cámara perfecta; ninguna cámara tiene uso universal.